Lealtad, cariño y respeto son las claves de una relación de amistad

Labi Champion

Lealtad, cariño y respeto son las claves de una relación de amistad”

Nos encontramos en una etapa complicada. La pandemia del coronavirus ha puesto en jaque a los ciudadanos españoles y el mundo occidental lucha contra un enemigo invisible que responde al nombre de Covid-19 y que ha tomado las calles. Todo ello ha provocado que, por mucho que llueva, Juan Mesa Guerrero (Huércal Overa, Almería, 1960) no pueda ir al cine.

Juan vino al mundo hace sesenta años en un pequeño pueblo de la provincia más oriental de Andalucía. Era el mayor de 12 hermanos y, en una familia de origen humilde, ser el primogénito de la misma le hizo agarrar muy pronto las maletas para buscarse la vida en la lejana isla de Ibiza. Cuando llegó a la pitiusa mayor siendo un niño de 13 años, se encontró a sus tíos. Manolo y Miguel le habían encontrado un puesto de trabajo como pinche de cocina en el Hotel Club Punta Arabí (Es Cana). Era 1973. No lo sabían, pero la leyenda del Labi Champion no había hecho más que arrancar.

Ibiza es sinónimo de retiro dorado, de vacaciones para gente VIP. Pero hablar de Eivissa también es hacerlo del Tito Labi, el hombre que es, ante todo, “el amigo de todos los que le piden ayuda o consejo”. Relaciones públicas del afamado Malibú Beach Club, su rinconcito de playa donde se congrega la élite del deporte y la sociedad en general y de la terraza musical Keeper en el paseo marítimo, su contacto con personalidades que eligen la isla para veranear es continuo. Todos van a visitar al “Tito Labi” “¡Movistar me va a dar un premio por la cantidad de teléfonos que guardo en mi agenda!”, comenta entre risas.

Probablemente, Labi sea una persona única: siente que ha ganado en un Clásico y presume de que su ‘equipo’ se ha llevado los tres puntos en un Betis-Sevilla. ¿Cúal es el motivo? “Mi amigo Javi Casquero (ex entrenador del Recreativo de Huelva y que jugó en Sevilla, Getafe, Racing o Almería) me dice que yo gano todos los domingos por la cantidad de amistades que tengo en un terreno de juego”. Y es que si echamos un vistazo a sus redes sociales vemos numerosas fotos con Joaquín Sánchez o Rafael Gordillo, pero también Jesús Navas, Nolito o Julen Lopetegui tienen sitio en la agenda del Labi, donde también encontramos a Iker Casillas, Jordi Alba, David Villa o Sergio Ramos entre muchos otros.

Todo ello gracias a ‘Camachín’, como nuestro protagonista llama al exseleccionador español José Antonio Camacho: “Tenemos una bonita amistad desde hace tiempo y, cuando fue seleccionador, me empezó a presentar a muchísima gente”. Hablando claro, Camacho fue una pieza fundamental en la construcción de la figura del Labi Champion: “Él me abrió las puertas, pero he conseguido que no se cierren, sino que se abran aún más gracias a mi forma de ser, que hace que gente que es reticente a las entrevistas se abran en el Rinconcito del Labi todas las tardes en mi Instagram”.

Fútbol, España, cultura, arte. Labi toca todas los sectores de un ámbito en el que también se mueve como pez en el agua Antonio Fernández: “Nos conocemos desde hace mucho porque siempre ha estado vinculado al balompié nacional a un grandísimo nivel, y ser andaluces nos ha unido desde que nos presentaron”. En este sentido, el almeriense tiene claro que “la lealtad, el cariño y el respeto son cualidades que tiene que poseer cualquier relación que perdure en el tiempo y, con Antonio, eso nunca ha faltado, por lo que sabe que siempre me tendrá para lo que necesite, tenemos una buena amistad”. “Es un fenómeno”

El relaciones públicas se considera un “enamorado del fútbol y de las mujeres”. En cuanto al género femenino, pasa los días en cuarentena con Chari, “la terremotillo” como le llama él, fémina que se ha adaptado a las idas y venidas de un hombre que ama la calle: “A todo el mundo le ha costado meterse en casa y no salir durante tantos días…¡imagínate al Labi que no para quieto! Por suerte, estoy en su casa con ella y su hija Estela, con mis chihuahuas y mis pajaritos, por lo que estoy tranquilo y acompañado”. “En mi casa me hubiese vuelto loco, les estoy sumamente agradecido”

Y en cuanto a su otro gran amor, el fútbol, el ‘Tito Labi’ mata el gusanillo colaborando de forma altruista con el programa local ‘DXTEF’ de la Televisión de Eivissa y Formentera: “Su presentador Paco Pérez me dio mi espacio y yo le tengo mucho aprecio; allí me siento un rato a la semana, estoy cómodo con amigos y charlamos de fútbol”. Así sí. Porque tiene claro que “si no estoy cómodo con alguien, en cualquier sitio del mundo, el Labi coge sus cosas y se va”. Allí puede hablar de su Penya Deportiva de Santa Eulalia. De su “Peñita”, como le apoda cariñosamente, donde desarrolló la mayor parte de su modesta trayectoria futbolística como delantero centro.

No pudo hacer carrera en el terreno de juego, pero eso le importa poco: “Si me dieran a elegir entre ser millonario o volver a nacer siendo el Labi Champions, no dudaría en elegir la segunda opción. Me considero un tío humilde que ha tenido suerte en la vida”. Eso sí, todavía le falta cumplir un sueño: “Le dedico esta entrevista a mi hijo, al que le he prometido que, si me hace abuelo, dejo la noche de una vez por todas”.

Y es que Juan Mesa Guerrero es un tipo normal, que quiere presumir de nietos por Ibiza. Dedicarse a ser abuelo y contarle a los pequeños que estuvo presente en la histórica consecución de la Eurocopa de 2008 y tuvo que explicarle al bueno de Luis Aragonés el motivo por el que era tan querido por la plantilla: “Míster, me quieren porque soy el Tito Labi y creo que vamos a ganar este torneo”, le comentó al Sabio de Hortaleza. Y acertó.

Le contará a sus nietos que sufrió una pandemia en 2020 en la que no paró de animar a esos buenos empresarios de Ibiza a los que desea “que no ganen dinero, pero que tampoco lo pierdan” y a todos los médicos y sanitarios en general que se estaban dejando la vida para que la cosa no pasara a mayores junto a Policía y Guardia Civil.

Les hablará, en definitiva, de que Keeper y Malibú son como dos hijos más para él, que se siente muy orgulloso de su retoño, al que por encima de todo lo considera “su gran triunfo”. También les tendrá que hacer ver que su abuelo, ese que llevaba en su mochila la responsabilidad de alimentar a más de una decena de hermanos, no discrimina entre contactos Champions (toreros, futbolistas y famosos en general) y contactos de ‘Muebles López’.

Y es que todos ellos son, en definitiva, amigos del Labi, un hombre que se despide deseando paz, amor y felicidad a todos los presentes en una de las agendas más completas de España. Y si no le creen, como él mismo comenta a los que le ponen en duda, vayan al cine…que llueve.

Finalizada la entrevista, Labi vuelve a llamarnos para que insertemos un mensaje de apoyo y ánimo para su amigo de Parrita, que acaba de perder a su padre. Al mismo tiempo quiere dedicar este relato a toda la gente que quiere, familia, amigos y conocidos que es mucha, deseando que la normalidad retorne a nuestras vidas cuanto antes y llevando el respeto por bandera entre todos. Esa segunda llamada demuestra el cariño que nuestro protagonista deja entrever a cada uno de sus allegados sean de la condición que sean. Labi Champion, único e irrepetible.

JM Gallardo

Labi y su gran amigo José Antonio Camacho

One Comment

  1. Persa89

    Que ganas de Ibiza

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.